Buscar este blog

sábado, 8 de julio de 2017

El misterio de Chankillo, el Observatorio y Calendario Solar más antiguo de América

       Vistas desde arriba, las 13 torres parecen el lomo una inmensa iguana descansando en el desierto.
Hola amigos
Es un placer compartir con ustedes la revalorización que se está llevando a cabo respecto de un observatorio y calendario solar ubicado en el Perú.
La notable construcción, realizada hace 2.200 años, nos invita a pensar el modo en que algunos pueblos lograron integrar tiempo y espacio, los cielos y la tierra en una sola construcción.
En la actualidad, lo primero que llamativamente salta a la vista es la similitud que presentan sus torres y el formato de los pasadizos vinculantes, con la forma de una enorme lagartija, de esas que se mueven rápidamente bajo el sol del mediodía.
La luz del sol que se filtra entre las torres permite saber en qué altura del año solar uno se encuentra, tal como el informe explica con más detalle. Esta linda lagartija, seguramente ofrecería una guía de cultivo a los pobladores del lugar. Por tratarse de un tipo de emplazamiento que carece de grabados religiosos, obliga a revisar los supuestos que vinculan la observación de los cielos exclusivamente con las prácticas rituales.
Se lo vincula con un misterio porque no hay manera todavía de saber quienes lo construyeron.

Agradezco la gentileza del informe al Grupo de Arqueólogos del Perú, y espero sinceramente que lo disfruten

El Misterio del Chankillo

"Representa una obra maestra del genio creativo humano", según el organismo de la Unesco que sustenta su postulación como Patrimonio de la Humanidad. 
Estos edificios de piedra son parte de Chankillo (o Templo de las 13 torres) considerado el observatorio solar más antiguo de América, según el arqueólogo Iván Ghezzi, director del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú y director del Proyecto Chankillo.
Los arqueólogos calculan que el lugar estuvo habitado entre el 500 y el 200 a.C. (hace unos 2.200 años). El complejo, ubicado en Casma, Áncash, a unos 365 kilómetros al norte de Lima, en la costa peruana, servía para señalar con gran exactitud los solsticios, equinoccios y una serie de fechas a lo largo del año, a partir de la posición del Sol. Chankillo se encuentra a unos seis kilómetros del océano Pacífico, pero entre ambos se elevan las Lomas de Mongón. "Estos cerros son una barrera natural a la neblina, lo que explica en parte la visibilidad excepcional del observatorio", explica el arqueólogo.


Las 13 torres, que miden entre dos y seis metros de altura, se alinean de norte a sur a lo largo de la cresta de una colina. También se puede inferir que la forma que sus torres imitan el lomo de una iguana del desierto, no es casual, y nos habla de un enorme y profundo conocimiento del entorno temporo-espacial. “Es un ejemplo magistral del uso del paisaje para medir el tiempo”, según la Delegación Permanente de Perú en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
¿Cómo funciona este antiguo calendario solar que permite conocer la fecha hasta hoy?
Calendario Solar de notable precisión 
El 21 de diciembre, cuando en el hemisferio sur es el solsticio de verano, el Sol sale por la derecha de la primera torre del extremo derecho. A medida que avanza el año, se va moviendo entre las torres hacia la izquierda. Se puede saber en qué fecha estamos al ver qué torre que coincide con la trayectoria del Sol al amanecer. El 21 de junio, o el solsticio de invierno en el sur, el Sol sale por la izquierda de la última torre del extremo izquierdo. Luego, el Sol se va moviendo hacia la derecha, para volver otra vez en diciembre a salir por la torre del extremo derecho.

“Los habitantes de Chankillo habrían podido determinar la fecha con una precisión de dos a tres días” dice el organismo especializado.

"No estamos atribuyendo fines astronómicos de entre innumerables posibilidades, sino viendo indicaciones directas de los cuatro puntos solares y de algunos días del año", escribieron Ghezzi y Clive Ruggles, profesor de Arqueoastronomía de la Universidad de Leicester, Reino Unido, en un artículo para la revista Science en 2007.
"A diferencia de otros "observatorios" del mundo, que marcan inequívocamente sólo una o dos fechas, las observaciones en Chankillo cubren todo el ciclo anual del Sol", dice la sustentación para que estas ruinas se conviertan en Patrimonio de la Humanidad. Por estos méritos, Chankillo fue inscrito en una lista preliminar de lugares propuestos como Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Unesco.
                                 Interior de una de las Torres
¿Quién construyó Chankillo?
Chankillo fue edificado por una civilización "lo suficientemente organizada para construir este gran monumento en un periodo relativamente corto, quizá sólo 25 años", dice Ghezzi.
Pero todavía no se puede identificar quienes fueron, debido a la imposibilidad de correlacionar el registro del Chankillo con el estilo de otras construcciones conocidas. La evidencia arqueológica solo permite inferir que pertenece a una cultura aún desconocida, de aproximadamente el año 200 a. C., que no está relacionada aún con las culturas preincaicas. Para identificar a los constructores, Ghezzi cree que todavía "hace falta saber mucho más sobre su modo de vida, religión, o idioma".

El misterio sobre quienes la construyeron y por qué, constituye un estímulo para seguir adelante. 

Información Gentileza del Grupo de Arqueólogos del Perú.
Hasta la próxima amigos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario